Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

viernes, 17 de marzo de 2017

Re:Monster - 287, 288, 289

Estas son Kanami montada en un caballo tricornio y Supesei con un muñeco de Burasato encima de un panda~ (Kumajirou?)


Les regalo otra portada porque la hice doble de los días que tocaron la semana pasada...
Estas son la Primera Reina del Reino Sternbild y alguien random con un traje de látex azul...

No aseguro publicar en las siguientes semanas ya que no tenemos nada avanzado. Pueden ir viendo el estado de las traducciones en el calendario.

Por hoy, ¡feliz viernes!

-Xeniaxen


<<  Días 283-286 |  Lista de capítulos  |  Días 290-291  >>

Novela original en japonés por: 金斬児狐 (Kanekiru Kogitsune) 
-RE:MONSTER-
Volumen 6 - Capítulo 33

Traducido al español por: Xeniaxen




Día 287


El día siguiente, me despedí de nuestros capibaras domesticados y otros monstruos que no habían querido volver a su nido después de un baño caliente en las aguas termales, y pusimos rumbo hacia la ciudad laberinto [The Gambling]. (NT: Actividad de apostar dinero en juegos recreativos.) Ellos intentaron venir también, pero sería en otra ocasión.


Después de pocas horas de viaje, llegamos sin incidentes a nuestro destino. Estuvimos toda la mañana esperando en la larga cola donde chequeaban que pudieras acceder la enorme puerta.

A mí me hicieron esperar una hora más que el resto, pero mi turno finalmente llegó y fue capaz de entrar sin problemas pagando una fútil cuota. Pensé que podría suponer algún problema para los guardianes de allí, pero parecieron ser miedos imaginarios. O puede que no fueran autoridades del Imperio Demoníaco, por lo que no podían interferir conmigo. Me preocupé por nada.
Tras haber asegurado el hotel de alta clase que se convertiría en nuestro piso franco, nos reunimos para comprobar las calles vecinas. Calles pavimentadas con adoquines, casas dispuestas regularmente, varias tiendas con bullicio, restaurantes que olían que alimentaban.
Avanzando por la avenida nos encontramos con un gran edificio, que albergaba la casa de juegos: el casino. Su suntuosidad nos impactó a todos.
Gente de todas las razas, sin importar la edad o el sexo, disfrutaban de juegos de azar libremente y de forma muy animada en el casino. Podían verse escenas nada usuales por todas partes.
Un muchacho con ropa cara, aparentemente de origen noble, un hombre común, una mujer de mediana edad con una deslumbrante sonrisa y otra hermosa chica joven también sonriente estaban sentados en la misma mesa. Un muchacho vestido de repartidor mezclaba una baraja de cartas recién estrenada con una habilidad que ponía de manifiesto su destreza.
Generalmente, debido a la diferencia entre sus estatus, esas personas ni siquiera se habrían percatado los unos de los otros. Sin embargo, a nadie parecía importarle eso en la mesa de juego. Los estuve observando durante una mano, impresionado. Se alegraban o se enfadaban por los resultados de sus apuestas con toda naturalidad. Era un espectáculo.
Además de ellos, había muchos grupos del mismo estilo. Al parecer, su estatus social y su poder no importaban aquí, sino que podían competir en igualdad de condiciones. Los perdedores entregaban a los ganadores lo que se habían jugado obedientemente. Quien perdía pagaba y quien ganaba cobraba.
Si bien esta es la regla básica del juego, en otros lugares, especialmente donde los nobles juegan con plebeyos, cuando estos primeros empiezan a perder aseguran que les están engañando o incluso hay quienes llegan a matar al adversario. Así que este lugar es bastante único; en la ciudad laberinto [The Gambling] ese comportamiento es natural.
En el centro de esta ciudad, hay una enorme estructura con forma de cúpula que alberga el casino principal, una mazmorra de la [Era de los Dioses] de rango [Divino] creada por el [Dios del Juego]. Es como la Tierra Santa de los Juegos de Azar.
Estando bajo el amparo del [Dios del Juego], hay innumerables casinos en la ciudad, aunque menos importantes. Aun así el gran casino les influye. Son lugares especiales, como partes de la misma mazmorra.
Gracias al [Dios del Juego], los que pierden y se niegan a entregar su dinero, llegando incluso a usar la fuerza, o en el caso de otras violaciones, reciben un [Castigo Divino].
Quienes simplemente disfrutan del juego, no tienen problemas, nadie interfiere con ellos. Por eso, aun si un noble pierde contra un plebeyo, le paga lo que corresponde, por miedo a las terribles consecuencias.
Debido al hecho de que, movido por la codicia y la pasión, dentro de [The Gambling] hay mucho dinero en circulación, la ciudad es bien conocida por su lado brillante y su extrema penumbra.
Por cierto, llegados a este lugar, teníamos que entrar en el casino. Lo que hicimos una vez dentro es bastante obvio: disfrutamos del juego.
Así como máquinas tragaperras y ruletas, aquí en la "Tierra Santa del Juego" había toda clase de objetos mágicos. Se organizaban carreras en la Arena y los gladiadores usaban monstruos enormes para luchar a vida o muerte en el Coliseo. Todo tomaba la forma de un juego de apuestas.
Pensando en qué probar primero, di a cada uno de mis compañeros una moneda de oro para gastar. No me importaba si Vengador y su grupo lo perdían todo, recuperaría el dinero fácilmente, de modo que les animé a que se divirtieran.
Solo les puse una condición, pues me pareció lo más justo. Establecí que no pusieran su equipación en juego. No es que pensase que pondrían su equipo en juego, pero lo hice de todos modos como precaución. Además, les dije que acudieran a mí en caso de necesitar más dinero para jugar.
Me despedí de ellos y cada uno fue por su cuenta. Yo me senté en una mesa donde solo había un asiento disponible. Kanami-chan se paró junto a mí, observando mis acciones con interés.
Elegí un póquer cerrado, un tipo de juego de cartas donde tienes que hacerte con una combinación de cartas determinada, llamada «mano». Es un juego muy estratégico, en el que se pone a prueba el ingenio.
Menos el repartidor, un chico demonio medio [Midian], otras cuatro personas aparte de mí se sentaron en la mesa. Un hombre osezno, un joven insectoide, una anciana humana y una mujer de mediana edad medio demonio. Una combinación bastante interesante.
En primer lugar, debido a mi abrumadora presencia, intenté suprimir [Intimidación del Más Fuerte], pero aun así, en el momento en que me senté en la mesa, incluso el repartidor rompió en un sudor frío.
La reacción de la mujer demoníaca fue especialmente dramática. Empezó a temblar, y las lágrimas brotaron de sus ojos. Sostenía sus manos juntas, como si orase a Dios. Yo solo quería disfrutar del juego... No buscaba una reacción así. No fue nada divertido. Intenté calmarla, pero ella no cooperó. ¡Qué mujer tan testaruda!
Al final, casi usé la fuerza para sentarla en la mesa, y el juego comenzó.

Día 288

No me di cuenta de que estuve en el Casino toda la noche desde ayer. Al principio jugué con los invitados pero, como tan solo ganaba, el juego continuó contra el casino en sí. Continué ganando y ganando, y terminé acumulando más de 10 fichas de platino —cada una de las cuales es una moneda de oro blanco.
Vine aquí no solo para disfrutar del casino, sino para recoger los fondos necesarios para conquistar la de [Tierra Santa del Juego], y ya he conseguido tres veces más de lo planeado.
En el rango de la ciudad, las fichas de juego se pueden utilizar como moneda en casi todos los negocios, con solo unas pocas excepciones. Casi había terminado de lograr los fondos necesarios para mi objetivo principal.
Aquí, en todos los casinos a excepción de [Tierra Santa del Juego] (la mazmorra), hay un gerente. Si gano demasiado, tendré problemas con él.
Y justo antes de que estuviera a punto de irme, vino el gerente del casino. Estaba en el tercer casino más grande de la ciudad, [Gems Lucked]. El hombre parecía un cerdo. Se acercaba claramente hacia a nosotros, y el repartidor, mirándome como un enemigo jurado, murmuró asustado: "¡Por lo que más quiera, no se vaya! No quiero que me despidan."
Bueno, si viene buscando pelea, será lo que conseguirá. Así, decidí quedarme hasta el final. Apuraría hasta el último momento.
En el fondo, el casino siempre gana. Aunque parezca que estás ganando, al final, pierdes irremediablemente contra tal sistema. El gerente solo aparece a veces cuando hay visitantes con altas tasas de éxito, y en este caso hay algún tipo de «mercenario» que es muy hábil en repartir.
Por supuesto aquí en el [Gems Lucked] también tienen juegos donde las habilidades son el foco principal. Los repartidores que jugaron conmigo antes en otros casinos eran bastante buenos, tal vez incluso entre los mejores que he conocido. Pero seguían perdiendo.
Por contra, mi pila de fichas seguía creciendo. Entre los distribuidores, había los tramposos que hacían malabares con las cartas, pero yo noto rápidamente esas cosas, y era fácil no caer en sus engaños. De hecho, adquirí bastantes fichas reconociendo sus trucos.
Por cierto, cuando atrapan a un crupier haciendo trampas, la credibilidad del casino cae y, como tal, se le suele despedir inmediatamente cuando se hace público.
Yo pillé a un buen número de repartidores tramposos que probablemente estarían desempleados mañana. Es una cosa cruel de hacer, pero ahí prevalece la ley de la supervivencia de los más aptos.
Como resultado, se veía que si me alejaba con todas las fichas de platino que había ganado, el casino [Gems Lucked] caería en una situación financiera muy complicada. Finalmente, muy deprisa, el encargado jugó su carta de triunfo.
Tenía allí, delante de mis ojos, un demonio dandy con habilidades lo suficientemente buenas para ser uno de los cinco mejores repartidores de la ciudad. Él no se mostraba en público muy a menudo, pero cuando lo hacía siempre ganaba.
Este hombre era un demonio crupier de blackjack. Tomando una baraja totalmente nueva, comenzó a mezclar tan rápidamente que casi no podían verse ranuras entre las cartas. Era obviamente muy hábil. Si jugaba las cartas como de costumbre, sería muy difícil ganar.
Pero su arte, pulido a la perfección, empezó a ser visiblemente bastante torpe. Y es que el hecho de que yo hubiera sido capaz de detectar los timos de los repartidores anteriores del casino se debió principalmente al factor psicológico. Mi abrumadora presencia y mi apariencia creaban una presión casi física y, además, [Regla Dorada], [Riqueza de Elefante Feliz] y [Suerte] me empujaban fuertemente hacia la victoria.
Debido a los nerviosos movimientos del crupier demonio, comenzó a cometer errores, que se acumularon y minaron eventualmente su victoria cuidadosamente planeada. Como resultado, solo tuve que confiar en mis habilidades. Seguí ganando y las fichas de platino siguieron alineándose delante de mí formando una montaña entera.
Como era de esperar, viendo cómo estaba derrotando al crupier que era el as en la manga del gerente, antes de que pasara el punto de no retorno, se rindió.
Me arrepentí al mirar a mi alrededor, y decidí que no estaba bien dejar a todos los casinos en números rojos —ya que me apropiaría de todos ellos después de capturar la mazmorra. Así, cogí todas las fichas que me cabían en una mano y me fui.
Después de comprar todos los bienes que pueda, mañana iría a [Tierra Santa del Juego]. Por hoy, decidí caminar por la ciudad.
En este punto, la anciana detrás del mostrador me preguntó: "¿Quiere amuletos de la suerte?" Y sacó unos aretes con pequeños cristales de debajo del mostrador.
El artículo incrementaba ligeramente la [Suerte]. Un niño no podía comprarlo con el dinero de su paga, pero no era muy caro. El artículo mágico era fácil de encontrar en esta ciudad, y no solía venderse en ningún otro sitio.
Por clasificación, la clase del artículo era [Común], casi [Raro], pero por muchos de ellos que tuvieras, sus efectos casi no eran visibles. Sin embargo, para aumentar mi nivel de [Suerte] podrían servir, así que compré todo lo que me vendió. Aun así, fue bastante barato.
Mientras masticaba los amuletos, examiné las atracciones locales. Debido a la gran cantidad que engullí, el nivel de [Suerte] subió más de lo que esperaba. La próxima vez que vea a esa anciana, tendré que comprar más.
A propósito, Vengador y compañía participaron en las batallas en el Coliseo, y se ve que ganaron muchos combates, matando a todos sus contrincantes. Al final incluso derrotaron al rey del Coliseo, vaya. Se puede decir que ellos también pasaron una buena noche.
Con el oro que ganamos entre todos, podría hacerme con todo tipo de cosas además de las pertenencias personales que ya compré. Pero, puesto que el oro era necesario para nuestro propósito original de la visita, no gasté demasiado.

Día 289

Hoy cogí el dinero que ganamos ayer y fui a conquistar [Tierra Santa del Juego]. La mazmorra era una cúpula de estructura simple, con cinco secciones en el interior.
La mayoría de los exploradores y visitantes amantes del juego solían quedarse en la primera sección, el anillo exterior. Junto a este estaba el segundo nivel, que conducía hacia el tercero, más estrecho. Luego, el cuarto nivel, situado en el corazón del casino, y el quinto, que formaba el círculo central.
A diferencia de otras mazmorras, donde solo hay que buscar las escaleras, aquí había que ganar cierta cantidad de dinero o pagar una gran suma para pasar al siguiente nivel. Y las cantidades se hacían más grandes cada vez. Era difícil, pero no imposible, porque cada vez más gente apuesta por ti en lo que avanzas.
Después de pasar un nivel, puedes moverte por todos los anteriores sin cargo, lo que le permite volver al exterior para ganar dinero si pierdes una fortuna aquí. Como tal, un montón de gente rica del Imperio Demoníaco Atarakua y el Reino de las Bestias, entre muchos otros, vienen aquí constantemente a entretenerse.
Por otro lado, las insignias de aquí son estrictamente personales, así que no funcionan en manos de otros quienes no las han gando. En el primer nivel, todo el mundo tiene permitida la entrada —aun sin insignias. Pero para pasar al segundo nivel hay que haber ganado la insignia de bronce primero. Para pasar al tercero, se requiere la de plata, al cuarto, la insignia de oro, y al quinto, la insignia del platino.
Además, la mayor parte de los monstruos de la mazmorra que aparecen aquí trabajan como repartidores o camareros de los restaurantes adentro, así que no hay necesidad de luchar excepto en la arena del coliseo.
Por lo tanto, incluso pueden verse mujeres y niños dentro, y qualquiera puede llegar al nivel final con suficiente suerte. Es un lugar peculiar. Lo que de verdad es muy difícil es conquistar este lugar con puro poder. Todos los juegos de azar en el interior lo convierten en un lugar muy estresante, pese a que no hay trampas.
Entrando en [Tierra Santa del Juego], pudimos pasar los primeros dos niveles hasta el tercero central debido a la gran cantidad de dinero que había ganado fuera en el casino. Después de almacenar la insignia de permiso de plata en mi inventario, todos nos dirigimos a las máquinas tragaperras.
Las figuras giraban muy rápidamente en la máquina pero, gracias a nuestra visión privilegiada, vimos en ellas un patrón y logramos ganar dinero fácilmente juego tras juego. Parecía como si estuviéramos defraudando al casino, pero no, solo estábamos aprovechando una habilidad física. Debido a esto, los monstruos de la mazmorra no vieron nuestro engaño ni trató de detenernos.
Incluso jugando solamente a las tragaperras en el tercer nivel, las ganancias que obtuvimos fueron excelentes. Hacíamos apuestas grandes y, a cambio, los ingresos también eran considerables.
Después de haber jugado durante 10 minutos y haber ganado suficiente dinero para continuar conquistando la mazmorra, envié a Vengador y su grupo al campo de batalla (Coliseo) para jugar y ganar más. Después de pasear con Kanami-chan para averiguar qué hacer mientras.
Fui a la mesa de la ruleta, el juego ya había comenzado. Un comerciante monstruo de la mazmorra con la apariencia de una hermosa mujer del norte de Europa giró el disco de la ruleta, encima de la cual hizo girar una pelota que debía aterrizar en una de las 38 secciones. Estas estaban numeradas del 1 al 36 y pintadas alternando el rojo y el negro, con otras dos secciones con el número 0 pintadas en verde al principio.
Ya que el juego ya estaba comenzando, decidí ver las apuestas de los otros jugadores. Mientras observaba durante un rato para entender los hábitos del repartidor y cómo la bola se movía en la rueda, aposté pequeñas cantidades. En este punto, solo había ganando el doble de lo que había apostado. Entonces, yendo con todo en un número, gané seguramente la gran suma de 36 veces la cantidad.
En este punto, la atmósfera alrededor de la mesa se llenó de apogeo y jolgorio, sin que pudiera remediarlo de ninguna manera.
Había empezado con tan solo 20 fichas de platino en el bolsillo que, dado que vinimos directamente al tercer nivel, era todo lo que tenía. Si hubiera perdido, habría tenido que salir a ganar más dinero. Sin embargo, como gané, reunía la suma de 720 fichas de platino.
Esa cantidad de dinero está a la altura, o incluso superior, de lo que costaría el Reino Sternbild entero. Debido a eso, la expectacón que surgió no era inusual. Esa cantidad de dinero era incómoda de mantenerla, así que intercambié casi todas las fichas por fichas de acero negro, que no se usaba en ningún otro sitio excepto en la Tierra Santa del Juego. Después de eso me quedé con 20 fichas de platino y 70 de acero negro.
Sintiendo el peso del dinero en mi mano, Kanami y yo fuimos a encontrarnos con Vengador y sus compañeros. Puesto que habíamos ganado más que suficiente dinero, podíamos viajar rápidamente al quinto nivel.
Afortunadamente, encontrar el grupo de Vengador fue fácil, ya que estaban en medio de la arena del Coliseo, el sitio donde ocurrían las peleas y las apuestas. Los encontré en un buen momento, justo cuando Vengador sacó al Rey de la Arena fuera del ring, derribándolo con un ligero golpe.
El rey de la arena había permanecido invicto hasta este punto, por lo que las apuestas apuntaban a su favor. Consecuentemente, Vengador ganó una gran suma de dinero con su victoria. Sus cuatro compañeros de equipo, quienes pusieron todo su dinero y esperanzas en él, tenían una expresión de alegría en sus rostros.
Al verlo, me entraron ganas de avanzar en la mazmorra uniendo fuerzas con el grupo de Vengador, pero Kanami-chan quería desayunar en uno de los restaurantes de la Tierra Santa del Juego. Los platos eran increíblemente caros. Pero el cocinero, pese a ser un monstruo de la mazmorra, era un auténtico chef. Todo estaba delicioso. Era inestimable. No podía parar de pedir platos.
Después de un pequeño descanso, seguimos adelante. Pudimos pasar el cuarto nivel sin coste ya que había ganado para avanzar más de un nivel, por lo que solo pagué para ir directos al quinto.
El nivel final (5ª), en el centro más profundo, en comparación con los otros era extremadamente pequeño, ya que solo unos pocos podían llegar hasta aquí. Como no había necesidad de mucho espacio, como resultado, se sentía un poco estrecho. En cambio, sin embargo, la decoración interior podía compararse con la de un palacio.
Además, la cantidad de dinero que fluía a través de este lugar era varias magnitudes más altas que lo que todo el Reino Sternbild manejaba. Me dijeron que se podía ganar o perder el equivalente del presupuesto nacional de un pequeño país en un solo juego. En ese lugar, los ricos podrían perder una cantidad abrumadora de dinero. Al mismo tiempo, si bien podían perderlo todo en una sola derrota, también podían volverse absurdamente ricos partiendo de estar al borde de la bancarrota.
Entonces, vi a un hombre mapache de mediana edad, muy bien educado, gritando desesperadamente después de perder un gran juego, y un dragonoide en ropa interior enrojecido por la emoción dando un valiente grito de victoria. Pensándolo, era una reacción muy comprensible. Los miramos con interés pasando apresuradamente.
Nos detuvimos una vez que llegamos al lugar que buscábamos. Era algo similar a un gran almacén. Había armaduras y pociones mágicas, libros y adornos, así como joyas preciosas del tamaño de un puño, colocadas descuidadamente en estantes.
Estaba claro que todas eran mercancías para vender, con las etiquetas del precio atadas a ellas, pero la cantidad hacía que pareciera una estafa o la broma de alguien. Sin embargo, su calidad no era una broma. La tienda vendía objetos mágicos de tipo armadura con poderosas habilidades de sigilo, medicinas consumibles que daban [Longevidad] o [Aumento de Poder Mágico Interno], y otras pociones increíbles, un libro mágico (Grimoirio) que contenía terribles conjuros mágicos, así como joyas mágicas misteriosas. Había tantos tesoros maravillosos que era imposible desviar la vista. Si te fijabas en todo aquello cuidadosamente, realmente los precios parecían bastante razonables.
¿Se preguntan por qué existe este tipo de lugar en [Tierra Santa del Juego]? En primer lugar, la mercancía son todos los artículos perdidos de los visitantes. Tras perder demasiados juegos contra los monstruos de la mazmorra, usaron esos elementos como apuesta. De todos modos, no tiene mucha lógica que venga gente a [Tierra Santa del Juego] a comprar cualquier cosa porque, seamos realistas, los monstruos de la mazmorra acabarán ganándolo de nuevo.
Como resultado, todos estos artículos que hay aquí expuestos son productos de lujo, pero solo el conquistador de la mazmorra puede terminar apropiándose de ellos.
En los niveles anteriores, también había estos lugares, pero las de cosas aquí deben ser de más alta calidad. Con esta expectativa, les hice una breve ojeada. Con un breve vistazo me bastó para decir que la calidad de los productos era distinta en cada sección. Por eso no tenía sentido perder el dinero allí sin sentido.
Por cierto, durante cierto período de tiempo el propietario original tiene un derecho preferente de negociación para comprar el artículo suministrado después de haberlo expuesto, en el que nadie más puede conseguirlo. Así, si el último propietario aparece con suficiente dinero, es capaz de comprar el artículo de vuelta. Sin embargo, hacerlo realmente es bastante difícil.
Los artículos exhibidos aquí eran cosas con un valor extremadamente alto, los cuales imagino que probablemente cubrieron apuestas grandes, así que el dinero necesario para comprarlos también sería una gran suma. Al mismo tiempo, se debe pujar para comprar un artículo perdido en una apuesta, ya que el precio lo pone la tienda aún más alto.
Mientras buscaba cosas que pudiera comer, no tuve más remedio que fingir que todo era demasiado caro y suspirar. Pensé que así igual conseguiría una rebaja. (NT: Se refiere a comer para absorber los poderes del objeto.)
A saber cuánta gente el juego había llevado a perder todos aquellos artículos, y ahora esa gente no podía hacer nada más que comprobar, nerviosos, que nadie se había hecho con sus pertenencias todavía. Si resultaba que aún estaban ahí, lo único que podían hacer es seguir preocupándose. Si no, en lugar de eso, sería desesperación lo que aparecería en su rostro.
Aunque, en mi opinión, si alguien tenía el tiempo suficiente para preocuparse de esa manera, podría invertirlo en acabar de gastar el dinero que le quedase para intentar ganar alguna apuesta. Con esta idea, comencé a elegir lo que podría ser útil comprar. Cada vez que cogía un artículo para verlo de cerca, alguien reaccionaba. Solo hubo un artículo por el que nadie se preocupó. Era una gema enorme.
La gema, que tenía un color azul transparente, estaba cargada con un misterioso poder mágico. Según mi estimación, parecía ser una [Gema Contenedora de Cualidades].
A pesar de que era una gema, al parecer podía aplastarla en mi mano si quería, y al hacerlo adquiría sus [Cualidades (Habilidades)]. Mira por donde.
Esa era la cosa más espantosa de [Tierra Santa del Juego]; no solo podías jugar para conseguir oro, sino para hacerte con cualquier cosa que te gustara. Tan solo era necesario intercambiar su valor por una cantidad correspondiente de fichas.
Se podían empeñar cosas como la armadura y otras pertenencias personales. Sin embargo, también cabía la posibilidad de hacerlo con otras cosas, casi no había límites. Estoy hablando de recuerdos pasados, órganos, el máximo valor de tu maná, [Profesiones] y [Artes de Combate], incluso tu sentido del honor o tu vida. Pero las habilidades que son una desventaja, como [Vulnerabilidad a los Golpes Contundentes] o [Vulnerabilidad al Frío] no se podían empeñar, ya que no son beneficiosos y por lo tanto no tienen ningún valor.
Si el propietario ganaba con las fichas recibidas, no habría problemas y recuperaba el empeño entregado de forma segura. Pero si perdía... el resultado era algo como esa gema. Podía contener [Profesiones] y [Artes de Combate], así como otras habilidades que no tienen ninguna forma por sí mismas.
Normalmente, no hay manera de materializar algo como esto y transferirlo a otra persona. Pero supongo que aquí pueden hacerlo a través de la [Gema Contenedora de Cualidades], un elemento único que solo se puede obtener en [Tierra Santa del Juego].
Es raro que se acabe teniendo que formar una [Gema Contenedora de Cualidades] de un empeño, pero mirando a mi alrededor cuidadosamente pude encontrar varias. Eso sí, en otros niveles, solo había de mediocres. Solo en el último nivel pude encontrar de buena calidad. Es decir, era una mercancía rara.
Encontré una [Gema Contenedora de Cualidades] con una luz verde que contenía la habilidad especial [Enemigo Natural de Insectos Demoníacos], la cual solo se podía obtener en una mazmorra de la [Era de los Dioses].
Para los propósitos de Vengador, era una habilidad muy útil. Permitía aplicar daño crítico a ciertas criaturas. Dado que contenía una habilidad obtenida en una mazmorra como tal, era muy cara. Pero probablemente porque era una [Gema Contenedora de Cualidades] con un nivel relativamente bajo de utilidad, estaba clasificada como impopular.
Debido a esto, su precio era ligeramente bajo: solo 3 fichas de platino. Por ese precio, la compré inmediatamente y se la di a Vengador para que la usara de inmediato. Mientras lo hacía, pensé que sería bueno encontrar "Cualidades" que fueran más fácilmente aplicables o útiles.
Después de eso, un resplandor rodeó a Vengador, casi entrando en su cuerpo. Con eso, tuvo la habilidad [Enemigo Natural de Insectos Demoníacos]. Luego, ya que habíamos logrado uno de nuestros objetivos aquí, decidí buscar algo más para mí.
Entre los productos expuestos había un grupo de artículos que habían permanecido allí sin venderse por mucho tiempo debido a su precio exorbitante. Entre ellos, había incluso [Gemas Contenedoras de Cualidades] hechas aquí de las apuestas perdidas de [Grandes Héroes] e incluso [Emperadores]. Había fragmentos de sus habilidades, que emitían un resplandor lo suficientemente radiante como para que mis ojos se salieran de sus órbitas.
Al principio pensé en comprarlas, pero luego cambié de opinión, decidiendo que aún estarían allí después de que conquistara este lugar.
Dado que el juego se basa en un factor de suerte, sin embargo, apoderarme de este lugar no sería tan fácil como otras veces. Así que decidí que me conformaría con completar con éxito una de las metas de Vengador. No obstante, sería desastroso si me quedara en bancarrota y, como resultado, me quedara sin dinero suficiente en el cofre de guerra donde lo guardo para casos excepcionales. Aunque se supone que, cuando ganas, debes hacer lo que quieras.
Con esto en mente, me dirigí hacia el centro de la sección 5, que se encontraba en un receso que permitía ver todos los juegos alrededor —el lugar donde encontré a [Jugón Legendario], el jefe de [Tierra Santa del Juego], sentado frente a mí.
Tenía un abundante cabello blanco atado en una cola de caballo, con un traje negro y una camisa blanca, sobre la cual llevaba una pajarita cuidadosamente anudada. En la cara de [Jugón Legendario] apareció una sonrisa intrépida y me preguntó: "¿Qué tipo de juego vamos a jugar?"
[Tierra Santa del Juego] tiene innumerables métodos de juego. La única manera de vencer a [Jugón Legendario] era elegir 3 de ellos y ganar 2 de las 3 partidas. Solo juego. No reaccionaría si lo atacaba, ni siquiera podía tocarlo.
Así que, pensándolo bien, opté por jugar a la ruleta más popular primero.
Asintiendo con la cabeza, [Jugón legendario] hizo señas a la mesa de la ruleta para levantarla del suelo. Al mismo tiempo, la música comenzó a sonar, publicando a todos los visitantes en el quinto nivel que había empezado un desafío.
Cuando el público se fue reuniendo gradualmente, [Jugón Legendario] se rió, "En realidad, la ruleta es mi mayor especialidad."
Jefe final [Ludópata Legendario] eliminado con éxito
[Tierra Santa del Juego] del [Salmo Divino Perdido] completado con las siguientes condiciones:
- Victoria Apabullante
- Ajuste de Cuentas
- Suerte Azarosa
Yatendouji ha recibido la habilidad especial adicional [Control de las Proabilidades (Dueño del Azar)].
Yatendouji ha obtenido el cofre del tesoro [Cuentas de la Ventura] como recompensa por completarla por primera vez.
Como privilegio por haber completado la mazmorra, a Yatendouji le será levantada la restricción del uso de [Bucle Espacial].
Por favor, téngase en cuenta que solo quienes superaron la mazmorra pueden hacer uso de [Bucle Espacial].
En cuanto a la [Figura Clave del Salmo Divino Perdido], gozará de una porción del poder divino del [Dios del Juego]. Dado que el beneficiario en este caso es una figura importante de un [Gran Dios], la cualidad del poder divino que recibe es inferior. El poder divino no obtenido debido a esta norma ha sido convertido en un objeto.
¡¡¡Yatendouji ha recibido [Dado de Azar del Dios del Juego – Noriyuki]!!!
Conforme a estas condiciones, ahora puede apoderarse de [Tierra Santa del Juego]. ¿Quiere activar esta opción?
≪SÍ≫ / ≪NO≫
Coloqué el tesoro divino que había recibido, el [Dado de Azar del Dios del Juego – Noriyuki], que irradiaba un resplandor como de oro, así como 3 cofres del tesoro en mi inventario, y elegí «SÍ».
Habilidad especial [Saqueador de Mazmorras] activada
En este momento el control de [Tierra Santa del Juego] pasa de las manos del [Dios del Juego] a Yatendouji.
Desde este momento, por favor, maneje la mazmorra bajo su propio criterio.



<<  Días 283-286 |  Lista de capítulos  |  Días 290-291  >>


20 comentarios:

  1. ¿Dificil?
    Es un pajero de primera, y el Jefe de Mazmorra también. Ni siquiera duro cinco lineas y ya habia perdido.
    Ah, me hubiese gustado leer como le ganó. Aunque lo de apabullante deja todo claro. En fin, gracias por la traducción.
    Se nota que Yatendouji tiene en alta estima a Vengador.
    Por cierto, alguien sabe cuanto falta para que Kanami resulte embarazada. Ya quiero conocer al hijo de esos dos monstruos.
    A ver si la otra semana hay suerte para los lectores y tenemos traducción o tocará esperar.
    Gracias, hasta otra ocasión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que aún no hay nada. Kanami al ser una no-muerta y una pareja tan poderosa, hace que la concepción sea más complicada

      Eliminar
    2. Se supone que los vampiros tienen una taza de reproducción baja y los monstruos en general son menos propensos a concebir, por lo que no creo que pase pronto (ni siquiera en el juego existe)

      Eliminar
  2. Gracias por el trabajo! Estos días estuvieron realmente interesantes. Espero con ansias la siguiente semana, saludos

    ResponderEliminar
  3. gracias por el capitulo¡¡¡¡¡¡

    me gusto esta mazmorra ;]

    ResponderEliminar
  4. Es mi especialidad.
    .
    .
    .
    Exterminio completado de la forma mas facil posible con exito :v

    ResponderEliminar
  5. gracias por el capiulo ...... geniaaaal trabajo

    ResponderEliminar
  6. gracias por el cap , sera que rou encuentre mas mujeres o que tenga mas hijos ???

    ResponderEliminar
  7. Una suposición de porque kanami no se embarazo hasta ahora no es spoiler
    1ero como es un vampiro noble su tasa de probabilidad de embarazo es baja y siendo emperatriz noble es mas baja y aparte siendo un no muerto esta dificil.
    2do rou es un dios viviente de la muerte y su tasa es baja, pero como es un dios muerto viviente un overlord sube su tasa para embarazar a kanami ya que los dos son no muerto.
    Pero seguro llega el hijo de rou y kanami.

    ResponderEliminar
  8. como los quiero gracias por traducir!!!!

    ResponderEliminar
  9. Hace mucho que leo esta novela y no habia dado gracias ^_^

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias por la traduccion. Saludos

    ResponderEliminar
  11. Creo que es la costumbre, pero se me hizo un poco lenta está mazmorras.

    ResponderEliminar