Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

domingo, 28 de febrero de 2016

The Finite - Capítulo 18: Lo que no se dijo

Hola chicos ¿cómo están?~ Yo estoy mejor después de ver que me llego (hace un mes T.T) una solicitud de tipiador por lo que le pido a esa persona que revise su correo y lamento el retraso en contestar.

Recuerden que si quieren más capítulos del webtoon podrían ayudar con la limpieza o en la edición del mismo (también recibo gratamente a traductores y revisores~) Hasta la próxima semana~

-MEG V


« Capítulo 17Lista de Capítulos | Capítulo 19 »

Novela original en coreano por: currygom (카레곰)
-The Finite-


“Ian...”

“...”

“¿Me odias?”

“...”

Más temprano, en la banca, ella había respondido ‘no’ a la misma pregunta, pero cuando Tak tomó su mano esta vez, no hubo respuesta de su parte.

“... Ahora me odias.”

“...”

Por un momento Tak negó tristemente con la cabeza, mas luego sonrió y continuó.

“Aun así, me gustas.”

“¿...?”

Aunque Tak sonreía mientras hablaba, algo se sentía como fuera de lugar. Esta no era la inocente sonrisa que mostró bajo la lluvia. Ian no supo por qué, pero se sentía incómoda y trató de apartar su mano, mas Tak no cedió ni un centímetro.





The Finite - Capítulo 18: Lo que no se dijo



“No quiero que me temas o me odies, pero...  aún menos quiero dejarte ir.”

“E... espera, Tak, Vamos a hablar de esto una vez que todo termine.”

“¿No escaparás cuando te suelte?”

“No, Tak. No lo...”

“Así que, ¿quieres venir conmigo?”

“¿Ir contigo?... ¿A dónde?”

“A cualquier lugar fuera de la ciudad, a cualquier sitio al que quieras ir.”

 “…”

Ian estaba sin palabras. ¿Cómo podía ser tan terco cuando prácticamente se acababan de conocer? Su actitud temeraria era bastante linda, y cuando pensaba en ello, nunca quiso dañarla realmente, pero llevarla fuera de la ciudad era algo completamente distinto.

Mientras Ian trataba de liberarse, Tak usó su otra mano para quitarse uno de los pendientes. En cuestión de segundos cuatro cuernos rojos crecieron de entre su pelo, y varios de los magos comenzaron a susurrar entre sí.

“Ciertamente, era bastante extraño que los cuernos que vimos en la playa faltasen ahora.”

“¿Esos pendientes son para ocultar los cuernos? Nunca he visto algo como eso.”

“Como sea, el Half tiene un patrocinador ahora de todos modos, ¿por qué necesitaría ocultarlos en primer lugar...?”

“Este no es momento para charlar.”

Dijo Huen interrumpiendo el cotilleo de los magos.

“Sean lo que sean esos pendientes, que haya expuesto deliberadamente sus cuernos ahora significa que no va a rendirse tranquilamente. Él probablemente lastimará a Ian. ¡Debemos actuar de inmediato!”

“Eh, esperen un momento, ¿qué cuernos aparecieron?”

Preguntó Nard apresuradamente mientras miraba hacia delante sin ver realmente, pero Huen no le dio gran importancia y solo le dio una palmada en el hombro.

“Como patrocinador es usted el que sufre las consecuencias de lo que un Half desconocido haga. La próxima vez que patrocine a un Half averigüe apropiadamente a quién está patrocinando. Por ahora, deje que me ocupe de esto antes de que sea peor.”

“E-espere un minuto. ¡No puede hacer eso! Si le pone una mano encima...”

-Nos matará a todos- Nard se mordió la lengua y evitó terminar la oración. No podía revelar que era consciente de la verdadera identidad de Tak, pues si este se enteraba de ello, sin duda se enojaría por el hecho de que Nard se le acercó deliberadamente. Tak podría estar agradecido por ello una vez que todo terminase, pero Nard tampoco podía permitir que Ian sospechase que él sabía algo.

“Si le pongo una mano encima… ¿qué?”

“Oh... este...”

Nard, atormentado por su incapacidad para responder apropiadamente, dio un pisotón de frustración. La única persona que podía mejorar y poner fin a esta situación era Ian. Si ella rechazaba a Tak de esa manera, nada se podría resolver. Peor aún, si Tak se quitaba los pendientes...

“...”

Habiéndose quitado uno de los pendientes, Tak se sintió mucho más tranquilo. Hasta ese momento, solamente había sostenido la mano de Ian, pero eso ya no era suficiente. Cuando se retirase el otro pendiente, simplemente la tomaría y saldría de la ciudad. De todos modos, si Ian lo odiaba incluso con los pendientes puestos, entonces no habría por qué molestarse en usar esos pendientes que pisoteaban su orgullo sólo para adaptarse mejor.

Si ella iba a odiarlo de todos modos, sería mejor mantener su autoridad.

Mientras se preparaba para quitarse el pendiente restante, se estremeció con un pensamiento que cruzó repentinamente su mente.

¿Y si Ian seguía rechazándolo?

Habiéndose quitado un solo pendiente, su pasión por ella ya se había enfriado, así que ¿podría tolerar la situación después de quitarse los dos pendientes? Si ella lo desafiaba, ¿él se enojaría y la mataría?

“Tak... me duele. Me duele. Por favor, suéltame...”

“¡...!”

Mientras Tak estaba pensativo, oyó los gritos de Ian y rápidamente la dejó ir. Con sólo un pendiente menos, casi había repetido el incidente de cuando le rompió el brazo.

“Ugh...”

Tan pronto como Tak la soltó, Ian agarró su brazo con dolor. A pesar de que no le rompió los huesos como antes, sentía un dolor punzante donde el agarre de Tak había quedado marcado.

“Ah... eso es porque... no puedo controlar bien mi fuerza...”

Tak tartamudeó mientras examinaba el bazo de Ian. Con sólo un pendiente, él no podía decir 'lo siento' fácilmente.

“¡Ese chico atacó a un humano!”

“¿...?”

-No... Yo no la ataqué- Antes de que Tak pudiera decir algo en su defensa, los luchadores se abalanzaron sobre él con sus armas desenfundadas.

Aunque para los que le rodeaban parecía que todo ocurría muy rápido, Tak lo veía todo como en cámara lenta. A medida que los luchadores se abalanzaron contra él, uno de ellos haló a Ian lejos de Tak. Tal vez todos esperaban que él liberase su mano.

Esos bastardos descarados, ¿cómo se atrevían?

Tak pensó inmediatamente en eliminarlos y recuperarla, pero se detuvo en seco en cuanto vio la expresión de Ian. Se dio cuenta de cómo la muchacha terminaría viendo eso. No podía permitir que ella acabase odiándole o temiéndole. Tenía que evitar convertirse en un delincuente.

¡Zas!

Mientras Tak se encontraba ensimismado, el arma de uno de los luchadores hizo un corte en su brazo. Sin embargo, Tak no se resistió. Él podría mandar a volar todas sus armas y eliminarlos sólo con sus manos, pero no lo hizo. Apenas podía creer que un solo pendiente le diera tanta paciencia, era un artículo verdaderamente maravilloso.

Mientras admiraba el desempeño de las pendientes, se echó a reír.

“¡¿Está… riendo...?!”

Lejos de mostrarse adolorido por el corte en su brazo, él estaba riendo. El luchador que cortó a Tak con su espada tenía una expresión extraña en el rostro, luego lo miró fijamente. Él no estaba entre los que vieron Tak en la playa, así que lo único que vio fue a un Half con la apariencia de un muchacho de 15 años de edad, enojado por haber sido cortado por su arma.

“Sólo un Half...”

En esta era, los Halfs con sangre Sura vivían entre la gente común dentro de las ciudades y no eran particularmente odiados a menos que hicieran algo malo. Sin embargo, aquellos que se hicieron luchadores eran significativamente superiores a los luchadores humanos, y tenían credenciales superiores. Además, tenían 4 veces más esperanza de vida, por lo que parecían más jóvenes desde el punto de vista de los luchadores humanos. Como resultado, fue bastante humillante para estos luchadores a ver a un niño contraatacar con semejante poder.

“¡Hoti Kubera!”

Magia para fortalecer el cuerpo. Esta era una herramienta que los luchadores humanos usaban para cerrar la brecha que había entre ellos y los Halfs. Pero aquella no era una situación de uno contra uno, era un uno contra muchos. Él no necesitaba recurrir a la magia. Los otros luchadores y magos lo miraron desconcertados.

“Eh, ¿qué te pasa? ¿Quieres matar al Half? Tómalo con calma. Si lesiona a la chica...”

“La magia de recuperación no puede revertir una muerte. No te excedas.”

“El patrocinador también está aquí. Si él muere al resistirse al arresto, serás tú quien tendrá que enfrentar un juicio si eludes la responsabilidad.”

A pesar de las advertencias de sus colegas, el luchador que hirió a Tak se negó a dar marcha atrás.

“¿Eludir la responsabilidad? ¡Yo me haré responsable, así que no necesitan preocuparse!”

Al oír eso, Ian, que había sido llevada junto a Huen, se volvió hacia ellos con los ojos muy abiertos por la sorpresa.

“Espera... ¿estás tratando de matarlo? No estoy herida. Mira.”

Cuando Ian salió corriendo, Huen trató de agarrarla, pero ella no era tan débil como para que Huen pudiera detenerla. Ian salió corriendo mientras Nard fingía estar tranquilo.

“Insolente Half, ¡muere!”

“¡Tak!”

En el momento en el que el luchador dejó caer su espada contra él, Tak oyó la voz de Ian cerca de él.

Tak podría haber curado inmediatamente el corte en su brazo, pero estaba evitando al máximo exponerse como algo más que un Half. Dado que no había tomado una decisión clara sobre irse con Ian de la ciudad, no podía revelar aún su identidad.

“¿Ian...?”

Pero no había tiempo para considerar la situación. Con el fin de detener el combate, Ian se había interpuesto peligrosamente entre ambos. Si no hacía algo en ese preciso instante, la situación podría llegar a ser irreversible.

Tenía que proteger a Ian.

En un instante, antes de que alguien pudiera entender lo que estaba pasando, Tak envolvió a Ian entre sus brazos, le dio la espalda al luchador y recibió su ataque de lleno. Si hubiera podido defenderse adecuadamente, el luchador bien podría haber muerto ya que aunque Tak estaba escondiendo su poder, él todavía podría causar mucho daño.

¡BAM!

Envuelta en los brazos de Tak, los ojos de Ian reflejaron las gotas de sangre esparcidas por encima de su hombro. Nadie podría sobrevivir a una pérdida de sangre como esa. A medida que la sangre rodaba por la parte superior de su cabeza, Ian recordó la mirada que Tak le había echado poco antes de que ocurriera todo eso.

—Me gustas. Me gustas mucho, Ian.—

Le gustaba. Nunca hubo ninguna necesidad de dudar de sus sentimientos. Eso Ian ya lo sabía y aun así dudó sólo porque no sabía ni su nombre ni su especie...

“Lo siento… lo siento.”

Se le ocurrió que este podría ser el último instante de Tak, así que antes de comprobarlo, quería decirle sus sentimientos.

Lo que él quería oír.

Antes de que fuera demasiado tarde para transmitirlos.

El rostro de Ian quedó oculto a los demás mientras se apretaba aún más contra Tak y le decía en un susurro mezclado con llanto.

“Te amo.”

“...”

Nadie más pudo haber oído aquello, pero los oídos de Tak lo escucharon con claridad. Por un momento dudó de sus propios oídos, pero cuando vio a Ian abrazándolo, con la cara roja de tanto llorar, todas las dudas se desvanecieron de su mente.

“Lo que acabas de decir...  ya no puedes retractarte.”

Mientras Tak murmuraba aquello con la voz ligeramente temblorosa, sostenía a Ian fuertemente con una mano mientras se quitaba el pendiente restante con la otra.



Continuará...


Traducido al inglés por: Mizura
Traducido al español por: Karou
Revisado por:
Xeniaxen y MEG V
Agradecimientos especiales a Yoru

« Capítulo 17Lista de Capítulos | Capítulo 19 »

5 comentarios:

  1. Noooo porque,(´Д`)se quedó en lo mejor T^T.
    Gracias por el capítulo!!

    ResponderEliminar
  2. Ian por fin te decides! Ahora no vuelvas a cambiar de idea...

    Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. Hermoso T^T Estoy encantada con la pareja; me pareció muy romántico ese final de capítulo nwn

    Gracias por las traducciones <3

    ResponderEliminar
  4. Haaa q hermosidad !! los amo.. <3 <3
    (aun siguen traduciendo la novela??)

    ResponderEliminar