Todos los capítulos de manhuas, manhwas, mangas y etc., se están subiendo a un nuevo lector. 
Esto tardará unos días ya que son muchos capítulos, por favor esperen pacientemente. –PrinceScans

domingo, 6 de julio de 2014

The Finite - Capítulo 2: Encuentro

Gracias a todos por seguir leyendo.

-MEG V



Novela original en coreano por: currygom (카레곰)
-The Finite-


Los cuatro dioses primigenios, incluido Visnu, existían desde antes del principio del universo. Los otros dioses y los nástikas nacieron cuando el universo fue creado. Los dioses eran más débiles que los nástikas, pero podían revivir un infinito número de veces. Los nástikas eran más fuertes que los dioses, pero una vez morían ese era su fin. Y existiendo entre estas dos fuerzas poderosas, también había humanos quienes, dependiendo de sus atributos o descendencia, podían tomar prestado el poder de los dioses mediante «magia divina», o el de los nástikas mediante «magia diabólica».

Sin embargo, la era donde los humanos podían tomar prestado el poder de ambos era un pasado lejano. Los suras formados por los nástikas y sus descendientes mostraban frecuentemente un inesperado comportamiento destructivo, y era frecuente que no obedecieran a sus invocadores. A diferencia de los dioses, quienes nunca causaron un daño directo a los humanos, ellos cazaban y comían humanos, y algunos desarrollaron la afición de atormentarlos. También se dieron casos en los que magia diabólica mal conjurada causó la propia destrucción del mago, a la par que el homicidio tanto de aliados como de oponentes.

A causa de eso, los humanos abandonaron la magia diabólica y juraron su lealtad sólo a los dioses, pero temían la represalia de los suras. Aunque los planetas habitados por los humanos estaban protegidos por el poder del dios primigenio Visnu, los suras aún podían comer humanos y tenían muchas otras formas de aniquilarlos. Por esa razón, el dios primigenio Visnu buscó al dios primigenio Brahma y le pidió que creara un encantamiento para las ciudades humanas. Sin embargo, Brahma no quería crear un encantamiento solo para los humanos, así que el encantamiento que creó era de algún modo defectuoso. Esas barreras defectuosas podían ser encendidas por una sola persona, y eran lo suficientemente débiles como para que unos cuantos suras superiores no tuvieran muchos problemas en romperlas.

No obstante, desde entonces hasta D873, las barreras funcionaron mejor de lo esperado, protegiendo por completo a los humanos. Esto fue gracias a que quienes se encargaron de las barreras no fueron humanos sino dioses. Entonces, muchos dioses bajaban al mundo humano, y muchas de las ciudades de los planetas albergaban a dos o más dioses. Ellos mantenían encendidas las barreras creadas para los humanos, y con los poderes divinos amplificando las barreras de Brahma, incluso a los suras de nivel nástika les resultaban difíciles de invadir.

En cambio, puesto que muchos dioses venían al mundo humano, muchos suras superiores venían también. Esto hizo que fuera muy peligroso vivir apartado de las ciudades. Dejando a un lado a algunos herejes que todavía servían a los suras, casi todos los humanos vivían repartidos por las ciudades.

"¡Hua!"

Cuanto más se acercaba Ian al final de la barrera bajo la lluvia, se dio cuenta de que podía ver de manera más y más clara a las boyas que marcaban sus límites. Ah, ¿qué fue eso? Si nadaba hasta el mar más allá de ellas, se arriesgaba a ser atacada por los suras. Quizás no debería de arriesgar su vida. ¿No sería mejor darse por vencida y regresar? Por un momento, Ian valoró este pensamiento, entonces se avergonzó y tomó una decisión. Sin dudarlo ni un segundo, continuó nadando hacia el objetivo.


The Finite - Capítulo 2: Encuentro


Nadando vigorosamente, Ian alcanzó pronto al objetivo. Sin embargo, todavía no le estrechó la mano al hombre que se ahogaba. Llegar hasta allí fue duro, pero ahora tendría que arrastrar de vuelta a una persona agarrada a ella. Ian lo rodeó nadando para poder cogerlo.

No obstante, pasaba algo raro. Mientras Ian se acercaba, no hubo movimiento alguno por parte del hombre. El cuerpo de tonos rojo oscuro medio sumergido en el agua, boca arriba, con las olas rompiéndose contra él. ¿Había perdido la conciencia ya? ¡Entonces ella debía apresurarse! Ian fue a estrecharle la mano, pero un murmuro la frenó.

“Los niños son molestos.”

¿Hablaba? La persona todavía estaba flotando en el agua, inmóvil, pero a juzgar solo por su tono de voz, no parecía estar en peligro. Qué alivio. No era alguien ahogándose. Ella pensó que nadie habría salido a nadar con la lluvia. Mientras su alivio se sosegaba, Ian empezó a sentirse avergonzada por su equivocación, y lo miró despacio de nuevo.

Parecía ser un chico de unos 15 años. Él era más alto que Ian, unos 170 cm, pero solo llevaba puestos unos pantalones cortos negros y su torso estaba expuesto. Debía de hacer mucho ejercicio. ¿Iba este chico a convertirse en un luchador? Mientras Ian continuaba especulando, su mirada se paró de repente en el pelo del chico. Entre su pelo castaño oscuro que formaba ondas en el agua, había cuatro cuernos rojos.

“...”

La expresión de Ian se tensó rápidamente. Si había partes de su cuerpo que no eran humanas, solo podía haber dos explicaciones: o bien era un half, un híbrido entre sura y humano, o bien era la forma humana de un sura-superior. De todos modos, sería normal para él estar fuera de la barrera. Por el contrario, la misma Ian posiblemente estaba en peligro. Cuanto más segura estaba de ese pensamiento, Ian se giró y empezó a nadar frenéticamente de vuelta a la ciudad.

¡PUM!

“¡Auch...!”

Su brazo chocó contra algo causándole suficiente dolor como para traer lágrimas a sus ojos. Pero no era momento para llorar de dolor, así que se apretó apresuradamente el brazo y miró a su alrededor.

~suish

Aparte de eso, no había más obstáculos. Todo lo que podía ser visto más allá del distante horizonte de Mistyshore era la lluvia que seguía cayendo sobre el océano. Ian se paró un momento para poner en orden sus pensamientos y así valorar su situación. Una persona podía salir libremente de la barrera, pero para volver de nuevo adentro, uno tenía que usar los puntos de control. Si no, simplemente se golpearía contra el muro invisible de la barrera.

“Jah...”

Ian se giró y miró hacia el final de la Costa Este. Tendría que recorrer toda esa distancia para alcanzar el punto de control más cercano. Y mientras nadase esa larga distancia, Ian todavía estaría fuera de la barrera. Era solo cuestión de tiempo que el olor de una presa causara que los suras empezasen a darse cuenta. Es más, puesto que había nadado hasta donde estaba a máxima velocidad, no estaba segura de si le quedaría la fuerza suficiente para nadar una distancia tan larga.

Pero no le quedaba otra. Juntando sus manos, Ian estiró su brazo otra vez para prepararse para la natación. Echó un vistazo hacia atrás ansiosamente hacia el chico de antes.

“¿...?”

El chico de antes se había ido. En su lugar, solo restaban olas pacíficas revueltas por la lluvia. Ian parpadeó unas cuantas veces para asegurarse de que no se equivocaba. Palideció de miedo. El chico debía de haberse despertado por su chillido de antes. Entonces ¿dónde estaba él ahora? Los ojos de Ian, instintivamente, miraron hacia el agua.

Era difícil ver algo en el oscuro mar azul. El pensamiento de que alguien podría hallarse debajo de ella le produjo un escalofrío. ¡Ella no tenía tiempo para estar haciendo esto! Sin pensarlo, Ian movió sus brazos. Sus posibilidades de escapar ilesa eran pocas, ¡pero!

“¡Todavía hay cosas que quiero hacer!”

¿Qué carajo se le pasó por la cabeza cuando saltó al mar? Sabía que estaba fuera de la barrera, entonces ¿por qué trató de salvar a un hombre ahogándose antes de pensar en su propia vida primero? Una vez fuera, le habría tomado un rato volver a un punto de control. ¿Por qué no había pensado en eso? Brazaba ola tras ola, pero era demasiado tarde para arrepentirse. Medio llorando, Ian hacía lo que podía con su brazo. Su cuerpo se estaba entumeciendo debido al ejercicio forzado.
Fue entonces.

“¿Qué es lo que quieres hacer?”

Los ojos de Ian se abrieron como platos por la voz que provenía de justo al lado de ella. Giró la cara lentamente, y se encontró con la cara del chico de antes flotando por encima del agua. Sus ojos rojos desprendían un aura amenazante, como si fuera a atacar a Ian en cualquier momento.

“Ah... eso, me refería a, yo...”

¿Qué tendría que hacer para sobrevivir? En esa situación, dependiendo de su respuesta, su propia cabeza podía salir rodando. Pero estaba demasiado nerviosa y no tenía ni idea de qué decir.

Mientras que el corazón de Ian estaba a punto de explotar de la tensión, el chico permanecía impasible y en un abrir y cerrar de ojos se aproximó a la cara de Ian.

“¡Ahh!”

Ian y el chico estaban tan cerca que sus narices casi se tocaban. Ian entró en pánico y rápidamente echó su cabeza para atrás.

“...”

El chico continuó mirando fijamente a Ian con una cara inexpresiva.

Cerrando sus ojos fuertemente y apretando sus labios, la pequeña chica estaba temblando. Parecía más joven que cuando él la vio desde la distancia. A través de su pelo pálido y rosa, se hacían visibles su cuello y su clavícula. Ella estaba muy delgada. Él no tenía ni idea de por qué ella había decidido ir a nadar mar adentro; estaba bastante claro que esa chica no era tan fuerte.

“Hey, muchacha.”

El chico alcanzó a Ian.

“Responde a la pregunta. ¿Qué es esa tarea que tienes que hacer?”

Por la insistencia del chico, Ian abrió los ojos.

“Ah, derrotar al dragón...”

“...”

El chico se calló. Por sus ojos entrecerrados, parecía estar pensando.

“¿A qué dragón quieres derrotar?”

Ante la pregunta, Ian examinó al chico más de cerca. Quizás estaba interesado en las ambiciones de Ian. Incluso podría dejarla ir ilesa. Con un poco más de esperanza, Ian contestó confiadamente.

“Voy a derrotar a Taksaka, el Dragón de la Destrucción.”

“...”

La cara del chico se puso completamente tensa. Todavía era inexpresiva como antes, pero esta vez obviamente era diferente. De algún modo, incluso parecía que él estaba un poco enfadado por la forma en que respondió.

“¿Por qué Taksaka? ¿Qué ha hecho Taksaka?”

Su tono de voz cambió. De alguna manera, el chico debió de haberse enfadado mucho cuando ella le dijo que iba a derrotar a Taksaka. Ian estaba un poco asustada, pero ahora que ya le había contado la historia, no podía retirar sus palabras.

“Taksaka se llevó a todas las personas que eran importantes para mí.”

“¿Qué?”

El ceño del chico se frunció.

“A toda mi gente. El dragón rojo y negro arrasó la ciudad y se los comió a todos excepto a mí.”

“Eh, espera un segundo... dragón rojo y negro es correcto, pero... ¿quién te dijo que era Taksaka?”

“Él mismo dijo que era Taksaka.”

“...”

“Escuché que, en el mundo de los suras, nadie osa suplantar el nombre de un nástika.”

Por un instante, el chico no dijo nada y pareció haberse olvidado de ella. Ian se limitó a observarle. Pasado un rato, al parecer el chico tomó una decisión, y le tendió una mano en silencio. Ian estaba sorprendida, ya que pensaba que él la iba a atacar, pero se metió en el agua y agarró a Ian por la cintura.

“¿...?”

Él al parecer la trataba cuidadosamente, así que no parecía que tenía la intención de atacarla. Mientras que la Ian perpleja miraba al chico, él la llevó silenciosamente hasta la orilla, y balbuceó.

“Yo no como humanos.”


Continuará...


Traducido del coreano al inglés por: Mizura
Traducido del inglés al español por: Xeniaxen
Corregido por: MEG V
Editado por: MEG V


2 comentarios:

  1. Uhm... se pone interesante. ¡Que pasara! TwT Gracias por la traducción ♥

    ResponderEliminar